W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

Tag Archive | "padre Ángel"

TE SOBRAN RAZONES PARA SER FELIZ

Portada del libro escrito por Antonio Aradillas

Por Antonio Aradillas

Los tiempos en los que nos encontramos son realmente malos. Apodarlos de “apocalípticos” puede no ser exageración para muchos. Si cada día, y en todos los Estados se ofrecieran, además del número, los nombres, apellidos y algunas circunstancias de los fallecidos a causa de los coronavirus en su pluralidad de versiones, no tendrían cabida en los noticiarios dedicados a tarea tan macabra pero, a su vez, tan profundamente humana.

Los tiempos -nuestros tiempos- no son nada más y nada menos, que “los de las mascarillas”. No hay otro concepto tan ajustado como el de este objeto para su definición personal, familiar, social, profesional y además y sobre todo, de carácter y dimensión supra-nacionales. El dato de que sea la mascarilla, objeto indispensable para vivir, por ley y por la constatación de las graves consecuencias que conlleva su ausencia, califica a toda la sociedad y a sus miembros, por mucho que una y otros se hayan sentido semi-dioses en el reciente pasado.

Ante tal perspectiva, y pese a todo, aún es posible la esperanza. Pero una esperanza seria y en conformidad con el plan de Dios sobre el mundo y su pervivencia, en condiciones de habitabilidad y convivencia, con el suficiente capital de felicidad requerido para esta misión, administrado como corresponde, con responsabilidad, tino, acierto y discernimiento. 

El mundo y quienes lo configuran, lo rigen y son regidos en él, en sus aspectos esenciales, precisan de felicidad o “estado de ánimo de quien se encuentra contento y satisfecho”. Es decir, sin tener que abonarse de por vida a hacer uso de la mascarilla. A convencimiento tan generalizado es a lo que responde la redacción de este libro, con el título que lo preside, TE SOBRAN RAZONES PARA SER FELIZ (ACCI)- y de cada uno de sus términos se hacen las glosas siguientes: 

“Te” equivale al “tú por tú” del diálogo, de la presencia y de la cercanía. Sin esta condición personal, cálida y propicia, de la construcción y mantenimiento de la felicidad, la lectura de estas sugerencias a favor sería impracticable y, por tanto, innecesaria. Relacionarse de “tú a tú” con los demás, con inclusión de los posibles lectores, es medida ciertamente profiláctica e higiénica. 

El término “sobran” – “tener más de lo que se necesita”- enmarca la cantidad y calidad precisas para, en este caso, afrontar la vida propia y la de los demás, con las garantías y seguridad requeridas. Y es que, en frecuentes- frecuentísimas- ocasiones, y aun sistemáticamente, el ser humano es, y se comporta, sin comedimiento alguno e imprudentemente. Hasta la saciedad y la hartura. La insatisfacción no tiene medida. Es pozo profundo, cuya hondura no la sacian los más costosos y caudalosos deseos, a costa de despojar al resto del personal de cuanto le sea necesario para mantenerse él y los suyos. 

Aplicado a “razones” el verbo “sobrar” en la conjugación de sus tiempos, carece de límites. La “razón” o capacidad de pensar o discurrir, y que permite elaborar juicios, ideas y conceptos, ni sobran ni sobrarán jamás. Entre otros motivos, porque precisamente tal capacidad y ejercicio es “santo y seña” de los seres humanos, es decir “racionales”, por su propia condición y naturaleza. “Razonando”, pero no “dándose el gustazo de hacer su voluntad”, “caiga quien caiga” y sin respeto a leyes humanas o divinas, la felicidad-felicidad no será nunca “estación terminal” o destino. De multitud de personas se refiere y apuesta que son felices-felices, y en proporciones igualmente ficticias se aplica también tal término a cosas y a circunstancias de que son otros tantos manantiales de felicidad, además inagotables y a borbotones.

La felicidad es uno de los conceptos convivenciales que reclaman mayor cantidad y calidad de reflexión, análisis y cordura. Felices-felices de verdad no hay muchos. Su listado es bastante parco. La hipocresía coloca en este colectivo su bandera a perpetuidad, y apenas si es feliz el viento cuando juega y se entretiene entre los pliegues con sus garabatos y alguna que otra leve caricia.

Y como me consta que a los lectores les sobran, y les sobrarán, razones para ser felices, decidí recopilar un puñado de reflexiones, a la espera de que sean ellos -los lectores- quienes las completen, desde sus experiencias y perspectivas propias, en actitud de fecundo diálogo del “tú por tú”, siempre en beneficio de todos.

De la simple ojeada del índice del libro , se deduce, por ejemplo, que ”la felicidad está en el ser”, que “no hay felicidad, sino personas felices”, “ que “tu felicidad es mía y tuya la mía”, que “la felicidad es plural y que en singular no existe”, que “con la felicidad-propia o ajena- no se puede jugar”, que “más que en el “yo”, la felicidad está en el “nosotros”, que “está y se cultiva tanto o más en el campo y en el contacto con la naturaleza, que en la ciudad -¿civilización?-“, que “hay personas que, por diversidad de razones serán siempre -casi siempre, felices y otras que, ni lo serán, ni moverán un solo dedo de la mano porque lo sean los demás, padres, madres, hermanos, esposos/as, hijos, “siervos” o súbditos…

Hasta los mismos elementos “felicidad” y “pandemia” es posible que olviden sus querellas a vida y a muerte que mantengan entre sí, e intenten firmar pactos de entendimiento y de comprensión después de la lectura de algunos de los capítulos de mi TE SOBRAN RAZONES PARA SER FELIZ. Ya me lo dirás.

Posted in LibrosComments (0)

HUMILDAD Y REBELDÍA

Por Antonio Aradillas

Del sacerdote diocesano, pero no “un cura de liturgia”, conocido como el Padre Ángel, por excelencia, ministerio y oficio, nacido en La Rebolleda-Mieres, como cualquier otro asturiano, resulta ser definitivamente válido lo expresado por Ortega y Gasset, al destacar que “por carácter va derecho a las cosas”, sin amedrentamientos. Es lógico deducir que, cuando los más vulnerables  son quienes se constituyen en objeto y sujeto de sus actuaciones  y además se llama “Ángel” –“protector”–, con apellidos tan nobles, históricos y reconquistadores como García y Rodríguez, tal protección, cualquiera que sea, está asegurada de por vida.

Coincidiendo con la fecha del 80 aniversario de su nacimiento, en la capilla-catedral de su “prelatura personal y de sus pobres”, en la iglesia madrileña de san Antón –que por cierto también tiene reclinatorios y “barra libre” para otras criaturas del Señor de las que malas lenguas aseguran ser “irracionales”, llamadas “mascotas”–,  se presentó recientemente el libro con el título “Padre Ángel: la humildad y la rebeldía”.

Su autora es Lucía López Alonso, fiel colaboradora de sus místicas y caritativas andanzas  “por esos mundos de Dios” y demás esferas planetarias, siempre y cuando los más pobres y los necesitados, perseguidos, enfermos, sin techo, apedreados y quienes los otros, es decir, los ricos, los contabilicen entre los “dejados de la mano de Dios“, necesiten ayuda.

El Padre Ángel  y Lucía –uno de los nombres hoy más frecuentados en España, y siempre luminosos–, toman conciencia de las necesidades que los demás precisan les sean atendidas sin burocracias e intermediarios y con grandes reservas de fe y esperanza, haciendo imposibles “milagros” por que se les resuelvan con la mayor urgencia y puntualidad.

Los relatos vividos por el Padre Ángel y Lucía  son expuestos en las 256 páginas del libro, con naturalidad, datos y detalles puntuales y exactos, sin invenciones, novelerías y siempre con rigor histórico, dolores y lágrimas, a veces con alguna furtiva sonrisa, por lo que su lectura  posee determinante capacidad de adoctrinamiento similar a la de los evangelios –“palabra de Dios”–, pudiendo suplir, en ocasiones, a algunos de los textos de la sagrada liturgia.

La editorial “Planeta”, en su colección “Testimonio”, le ha dado noble cobijo a las narraciones, y en su presentación se destacó que los beneficios obtenidos con la venta del libro se destinarán  a sufragar algunas de las múltiples obras que atiende la ONG “Mensajeros de la Paz” de su fundador, el Padre Ángel.

De las salutíferas y bravas aguas de los ríos asturianos, extraigo algunos ejemplares de  esturiones, del orden de los ganoideos que, reconvertidos en otros tantos pensamientos,  al dictado del amor, son los que inspiran y fundamentan sus páginas, en las que tipográficamente se destacan: “Si hubiera sido pecado hablar con los malos, Cristo no debería estar en el cielo, porque habló hasta con el demonio. Hablar y escuchar nunca puede ser malo, aunque hubiera sido con el “Generalísimo Franco”; “Busco apoyo en los ricos, para favorecer a los pobres”; “El amor es esperar a la otra persona y cenar juntos”; “Nuestra iglesia –la de san Antón en Madrid–  es la iglesia de quienes más lo necesitan y a ella quedan todos invitados”; “Si los ricos no comparten, ¡que tengan cuidado!”.

“En la iglesia de san Antón, a las cuatro de la mañana, allí está Dios en los suelos…Tenemos colchonetas y sábanas limpias para la gente que a va a dormir y Dios se hace humano”. “En un reformatorio de Granada metían a los niños en jaulas, cuando eran castigados… Y había bellotas encima de la mesa”.”El amor tiene que darse a algo concreto que palpas, que ves, como ese niño con el que uno vive”. “Siempre lo he dicho: prefiero pedir perdón, que permiso”. “La religión debe ser ayuda y consuelo para el hombre, no un pretexto para el odio y la muerte”. “No quiero que dejen de comer los ricos, quiero que los pobres coman como ellos”. “La solidaridad no es solo dar limosna, sino mirar a los ojos, tocar, abrazar; es apretar el corazón, es besar y dejarse besar”.

“La familia no es solo el padre, la madre, la suegra y los hijos… Son también los “ex”, los antiguos esposos y sus parientes. Y los amigos”. “Solo ante Dios, un niño y un anciano, nos arrodillamos… Los mayores son los primeros huérfanos  de la sociedad”. “El cielo puede encontrarse, y se encuentra, tomando una simple taza de café”. “Un mundo mejor, siempre es posible”. “La solidaridad no es dar lo que te sobra, sino compartir”. “No nos llevamos nada al otro mundo, sino solamente lo bueno que hagamos aquí…”

Posted in Personalidades, Sociedad CivilComments (0)

EL PADRE ÁNGEL: “HAY QUE VER LAS COSAS BUENAS QUE TENEMOS EN ESPAÑA”

El fundador de Mensajeros de la Paz, el padre Ángel García Rodríguez, apuesta, en estos tiempos de crisis económica y desasosiego de la población, por tener la esperanza de que es pasajero y pensar que hay solución., en lugar de lamentarnos y echar la culpa al Gobierno anterior. “Hay que ver tantas cosas buenas que tenemos en España y que a veces no valoramos”, afirma y pone como ejemplo la sanidad, las calles, el agua, los desagües…

Así, lamenta la existencia de agoreros, sobre todo en las autoridades políticas: “Hay demasiados agoreros. Necesitamos hombres que tengan ideales, que sueñen, como se soñaba hace 30 o 40 años, cuando vino la democracia”. Por ello, el también presidente y fundador de la Asociación Edad Dorada lamenta que ahora todo sea “pelearse por pelearse”.

En una entrevista en ABC con motivo del 50 aniversario de Mensajeros de la Paz, el padre Ángel anima a tener ilusión, fe o esperanza, como cada uno quiera llamarlo, de “sacar esto adelante”. “En España tendemos a minusvalorarnos. Necesitamos ángeles, que quiere decir mensajeros, es decir, hombres que sean capaces de ilusionarse con Dios y con los hombres”, alienta.

En todo caso, asegura que “cuando se hace una llamada, la gente responde más de lo que uno cree”, y pone de ejemplo el caso de Haití, en el que la sociedad española en concreto fue solidaria. El padre Ángel explica que él hizo un llamamiento los primeros días tras la catástrofe de Haití y la respuesta fue tan masiva que llegó un momento en que tuvieron que seleccionar al personal que se ofreció voluntario.

De los 50 años de vida de Mensajeros de la Paz, destaca que ha aprendido algo tan importante como es amar, querer y dejarse querer, estar cerca de las personas y sentirse cerca de ellas. “En la vida he visto muchas más cosas positivas que negativas. He encontrado más gente bondadosa que menos bondadosa”, explica.

Mensajeros de la Paz está presente en España y en otros 48 países, donde desarrolla actividades sociales centradas en los sectores sociales más vulnerables. Además, sólo en España, la organización gestiona 232 centros y proyectos y cuenta con más de 3.900 trabajadores que atienden diariamente a 18.000 personas.

 

Posted in Sociedad CivilComments (0)

EL PADRE ÁNGEL DEFIENDE EL SACERDOCIO FEMENINO

En una entrevista concedida por el sacerdote asturiano al diario El País, señala éste que “no hay razón alguna para excluir a la mujer del orden sacerdotal”. De hecho, hace ya algún tiempo, el Padre Ángel apostó que, en menos de 5 años de mandato, Benedicto XVI admitiría el sacerdocio femenino. No obstante, el 15 de julio de 2010, la Iglesia romana reformó su código para endurecer las penas contra los delitos internos y la ordenación sacerdotal de mujeres fue situada como delito.

Posted in Sociedad CivilComments (0)


Secciones y noticias

julio 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
shared on wplocker.com